La queja número uno de los hombres es que no entienden a las mujeres y que siempre estamos cambiando de opinión. Yo siento que nos están levantando falsos, por ejemplo, a la hora de describir a nuestro hombre ideal. Lo tenemos muy claro ¿no? Ok, tengo que aceptar que puede haber algunos pequeños detallitos insignificantes que puedan llegar a confundirlos.